Typhoon: Ríos Verdes, Cielo Rosa, Blancas Piedras Y Un Enano Escondido En El Generador De Nubes

RIOS VERDES

Casualmente pasaba por allí
No pude evitar sentir curiosidad
Y casi sin darme cuenta
Fui extrañamente abducido

De repente ya no estaba en mi casa
Estaba en una ciudad que me era desconocida
La cual era atravesada por varios ríos
[De verdes aguas con inauditas propiedades]

Y pese a que estaba prohibido
Me desnudé para zambullirme
El agua estaba no fría,sino helada
Y pese a ello era reconfortante

Comencé a sentirme más y más fuerte
Y me elevé por encima de todos
Sin que nadie llegara a enterarse
[Ahora tenía mágicos super-poderes]

Podía hacerme invisible y desaparecer
Pensaba más rápido que cualquier humano
Podía tele transportarme a cualquier lugar
O influir en la mente de los demás

Podía ver a través de las cosas
E incluso vigas de acero podía doblar
Levantar un trailer con una sola mano
Y lo mejor de todo, podía volar

CIELO ROSA

Volé lo más alto que pude
Guiado sólo por el instinto
Volé de aquí para allá
Volé veloz y sin parar

No quería que eso acabara
Me alejé de la ciudad todo lo que pude
Y una vez me posé en una loma
[Pude observar que el cielo era rosa]

Pude caer en la cuenta de que
Las nubes apenas se dejaban ver
Pude sentir la brisa en mi cara
Sentir que el aire me acariciaba

Caí también en la cuenta
De que no vi pájaros volar
Era yo el único que flotaba
[Por encima de todas las cosas]

Por primera vez en la vida
Sabía lo que era la libertad
Y viendo desde el cielo cómo me miraban
Sentí que la envidia me iba a atacar

No estaba muy seguro
De poner de nuevo los pies en el suelo
Viendo las caras de los que abajo esperaban
Puse rumbo a otra ciudad

BLANCAS PIEDRAS

Anduve varios días perdido
Disfrutando del extraño paisaje
Y degustando los frutos
Que daban los árboles del lugar

Caminando encontré a otro viajero
Que venía en sentido contrario
Nos presentamos y entablamos amistad
[No pude evitar contarle lo sucedido]

Me contó que aquel agua era sagrada
Y que existía la pena capital
A todo el que bañarse osara
Así que hice bien en no bajar

Aquel hombre era especial
Era chaman en su ciudad
Me dijo que le acompañara
[En una singular travesía espiritual]

Me llevó hasta un recóndito silo
Donde sólo había piedras blancas
Redondas, pulidas, todas inscritas
Como las antiguas nórdicas runas

Me dijo que las runas sellarían mi destino
Diez escogí y una a una las leí
Debía volar a un reino de todos oculto
Si mi alma quería dela muerte librar

EL GENERADOR DE NUBES

Allí debía pasar una prueba
Pues aquel reino maldito estaba
Negras nubes de tormenta
A la población acechaban

Existía una vieja profecía
Que decía que del cielo bajaría
Quien les liberara de la maldición
[Y al aterrizar comenzaría mi misión]

Me enviaron al gran monte azul
A visitar la guarida del enano pelón
Que se había hecho con el generador
De nubes y ahora el clima controlaba

Durante intensas semanas
Mantuvimos una feroz lucha
El enano ya no molestaría más
[Y la maldición por fin desapareció]

Mi hazaña se convirtió en leyenda
Y ahora mi nombre bendito es
Allá donde iba bien recibido era
Agasajado y con honores de rey tratado

Aquella aventura me enseñó
Que utilizar mis poderes para el bien
Bien me harían sentir y mucho me alegré
De haber sido extrañamente abducido

Typhoon: De Amores Prohibidos Nacieron Canciones Prohibidas

Aún danzan en mi mente aquellas notas
Que por sí solas nada significaban
Notas sueltas que para unos eran felicidad
Para otros la soledad tras unos barrotes
Que el cerebro sabiamente ha colocado
Para que no podamos olvidar jamás

Era un caluroso verano
Y la orquesta tocaba en la plaza mayor
Y ella era la única chica que
Elegía con quién quería bailar

Un hormigueo recorría todo el cuerpo
Quien más y quien menos se ruborizaba
Pues algo en sus ojos tenía
Que la vista no se podía apartar

El mundo entero ante mi desapareció
Y creí alcanzar la eternidad
Ella sonreía al ver mi incredulidad
Cuando vi su cara resplandeciente
Estuvimos bailando toda la noche
Hasta que solos en la plaza nos quedamos

Pero cuál fue mi sorpresa
Cuando al acompañarla hasta su casa
De frente nos encontramos
Con un intolerante padre embravecido

Tras una acalorada y desafortunada discusión
El padre, ahora para mí convertido en ogro
Nos prohibió volvernos a encontrar
Pues para él yo era basura y nada más

Una mañana salí al parque a pasear
Y una desconocida que creyó reconocerme
Me dijo que la chica afligida se hallaba
Y que era cierto que todavía me recordaba
Así que aquella Celestina improvisada
Me ayudaría a concertar una secreta cita

La chica pertenecía a la nobleza
Y yo un miembro más del pueblo llano
Así que existía entre nosotros
Una barrera casi imposible de franquear

De nuestros furtivos encuentros
Nacieron fuertes lazos de unión
Y dejé de ellos constancia
En dedicados versos de canción en canción
Ignoraba a dónde nos llevaría aquello
Si al cielo o por el contrario al infierno
O cuánto tiempo duraría el enfrentamiento
Que sin pretenderlo me encontré
Mas yo no estaba dispuesto a dejar
Escapar a tan graciosa majestad

El noble tirano algún día
Debería ceder algo de terreno
Mientras tanto nuestro amor
Seguiría vivo pero a escondidas

De esta manera de amores prohibidos
Canciones prohibidas nacieron

Typhoon: Haz Lo Que Creas Oportuno Que Yo Haré Lo Que Crea Conveniente

Haz lo que creas oportuno
Que yo haré lo que crea conveniente
Le dijo la mujer despechada
A quien tanto mal le había hecho
Harta de sufrir sus gritos
Sus malas maneras y sus insultos
Harta de ser castigada
A causa de unos celos injustos

Llamémosle María por guardar el anonimato
De quien defiende el derecho de a una vida digna

Durante años de matrimonio
Soportó sus públicos desplantes
Humillaciones que no sanan
Con un perdona esa bofetada
Nunca quiso cambiar un pañal
Nunca le ayudó a cocinar
Ni siquiera ayudaba a poner la mesa
O a cambiar las sábanas de su propia cama

Él decía que trabajaba todo el día, traía el sueldo a casa
Y debían besar por donde él pisaba

Ella cargó con el peso de la casa
Ella cargó con el peso de los hijos
Ella cargó con el peso de la colada
Ella cargó con el peso de la compra

Él mientras se gastaba el sueldo en putas
Él se emborrachaba en horas de trabajo

Haz lo que creas oportuno
Que yo haré lo que crea conveniente
Dijo tirando sus cosas a la calle
Armada con un cuchillo de cocina
Amparando a sus hijos tras la falda
De la cual no se querían soltar
Ella con ademán impasible
No estaba dispuesta a aguantar más

Todavía se acuerda de las palizas que recibía
Cuando borracho llegaba de madrugada

María explicaba que lo del ojo morado
Era porque se lo merecía
Porque nunca hacía bien las cosas
No servía para nada y así lo demostraba
Hasta ese punto tenía minada
María su autoestima
Porque el miedo que él le infundía
Paralizada la mantenía

Él sabía que mientras la tuviera acorralada
Viviría como Dios, campando a sus anchas

Pero no hay mal que cien años dure
Y las buenas amigas que María tenía
Le hicieron abrir los ojos a su realidad
Y buenos consejos y mimos aportaban
Todas a denunciar le animaban
Todas le decían que por su bien lo dejara
Todas estaban ahí cuando lo necesitaba
Todas lo querían ver encarcelado

Haz lo que creas oportuno
Que yo haré lo que crea conveniente
Le dijo la primera vez que
Dejó de mirarle a los pies
Cuando comenzó a valorar
Todo el amor que él malgastó
Cuando al fin cicatrizó
La herida de su corazón

Ella entonces únicamente pensaba
En los hijos que debía levantar

Saliendo del supermercado
Y delante de sus mejores amigas
María recibió la última paliza
La que le hizo decir por fin basta
No necesitaba mentirse más
Ni tampoco ocultarlo a nadie
Él solito tiró por la borda
El regalo más bueno que la vida le dio

María se reunió con sus hijos
Y les dijo que ya no aguantaba más

Ella cargó contra él sin piedad
Ella cargó sin pensar en qué dirán
Ella cargó por el amor de su familia
Ella cargó y al fin se descargó

Él se dio cuenta del error que cometió
Él comprendió que no había marcha atrás

Han pasado ya unos cuantos años
Y María ahora al fin puede sonreír
Cuando a podido ver a sus hijos crecer
Sin el miedo irrumpiendo en sus vidas
Ahora que sus hijos marchan de casa
Para que no les pase lo mismo reza
Y los problemas encaren con entereza
Y a quien los cause le puedan decir:

Haz lo que creas oportuno
Que yo haré lo que crea conveniente